jueves, 27 de noviembre de 2008

El pesebre, sus partes y significado

LA NOCHE

La noche fue el momento en que Dios quiso nacer; ante todo la noche es SILENCIO, y en el silencio Dios se hace presente, nos habla, se hace presente en nuestras vidas y en la historia de nuestro pueblo; la noche además esta llena de OSCURIDAD de la cual Cristo es la antítesis, “Yo soy la luz del mundo” dirá mas tarde proclamándose el mismo como aquel que viene a dar la vista a los ciegos y la liberación a los cautivos.
La noche encierra toda la mística de la CALMA, esa calma que nos invita a la oración, que nos llama a mirarnos hacia adentro y encontrarnos a nosotros mismos y a reconocernos como hijos de Dios.
La noche de navidad tiene que ser para nosotros el momento justo para encontrarnos con Jesús, con ese Jesús que nace en mi corazón y en el de mi hermano.
Pedido de perdón:
Porque muchas veces no sabemos hacer SILENCIO para escuchar a Dios en su Palabra y en los hermanos.
Porque muchas veces preferimos la OSCURIDAD a la luz para disimular nuestras fallas. Porque muchas veces perdemos la CALMA y nos alejamos de la presencia de Dios que quiere escucharnos.
Oración:
Dios Padre, tu que en la noche de Belén nos entregaste a tu hijo nacido de María, concédenos descubrirlo vivo y presente en cada uno de nosotros.


EL ESTABLO


Lo primero que resalta en el establo es la POBREZA, esta pobreza extrema donde Dios quiso nacer, realzando así a esta condición de vida y haciendo luego de los pobres sus privilegiados, sus bienaventurados. Además de pobre el establo es MARGINAL, siempre se encuentra alejado de las casas, alejado de nosotros, ese es el lugar que le dimos para nacer, alejado de nuestro corazón y de nuestros hermanos. También podemos decir que el establo es CALIDO, los habitantes de la pobreza y de la marginalidad le ofrecen su calor al niño de Belén y le prestan un lugar para nacer.
La noche de navidad tiene que ser el momento justo para acercarme a mi hermano pobre y marginado y así enriquecerme con su calor y brindarle mi amor.
Pedido de perdón:
Porque muchas veces no vivimos la POBREZA que el mismo Cristo vino a predicar. Porque muchas veces nuestros criterios dejan en la MARGINALIDAD a muchos hermanos por los que Cristo nació, murió y resucitó.
Porque muchas veces no sabemos brindar a los demás el CALOR que necesitan para sentirse animados.
Oración:
Señor Jesús, tu que elegiste nacer en el pesebre de Belén, pobre y marginado, ayudamos a hacer sentir a todos nuestro hermanos desamparados, verdaderos hijos del Padre y predilectos tuyos.

LA ESTRELLA

Una vieja tradición de familia hace que en la punta del “árbol” navideño o sobre el pesebre este una estrella, es la estrella de Belén, la que GUIÓ a los reyes a encontrarse con el niño Dios recién nacido, los magos tuvieron que seguirla, sin saber a donde iban a parar, pero con la inmensa seguridad de que los conducía a algo grande, muy grande; que los conducía hacia un Rey que tenía mucho mas poder que ellos. Y vinieron de muy lejos, desde allá, desde Oriente a encontrarse con un establo sobre el cual la estrella se detuvo e ILUMIÓ, mucha gente más habrá visto su luz, algunos se habrán acercado, otros no, y es que muchas veces preferimos las tinieblas a la luz, preferimos que nuestras obras no sean conocidas. Pero luego de iluminar el pesebre de Belén la estrella DESAPARECIÓ, se esfumó, como si nunca hubiera existido, cedió su lugar de iluminaria a una luz mas potente, a una luz inextinguible, a la luz de Cristo a la cual vino anunciando en su largo camino.
Nosotros debemos ser como la estrella: guiar, iluminar a los hermanos para que lleguen a Cristo y una vez allí desaparecer.
Pedido de perdón:
Porque muchas veces no hemos sabido GUIAR con nuestro ejemplo a los mas pequeños, preferidos del Señor.
Porque muchas veces no hemos sabido ILUMINAR la realidad con la luz del evangelio. Porque muchas veces no DESAPARECEMOS nosotros quitándole a Cristo la centralidad en la vida de los demás.
Oración:
Padre Bueno y Justo, enséñanos a ser como la estrella de Belén que al igual que Juan el Bautista, señaló al Mesías, al Salvador y disminuyó para que Él crezca.


LOS ANIMALES

Los animales son ante todo CREATURAS de Dios, Él los creó para que sirvieran al hombre, su misión es involucrarse en la vida del hombre, por eso el hombre debe tenerlos como hermanos. El hombre es quien da sentido a la existencia de los animales, sin él, ellos no tendrían razón de ser.
En aquella noche de Belén los animales brindaron al niño el CALOR que los hombres no supimos brindarle, en esa noche en que Jesús pedía otro si al hombre, no lo encontró.
El evangelio no nos relata como se comportaron los animales, pero seguramente pusieron en practica su MANSEDUMBRE para poder brindar un mejor lugar a este niño que nacía, a este redentor que venía, a este Cristo que se entregaba.
Pedido de perdón:
Porque muchas veces nos olvidamos de nuestro ser CREATURAS y a la vez nos olvidamos de nuestro creador
Porque muchas veces no supimos brindar el CALOR necesario a nuestros hermanos, en nuestra familia, en el trabajo, en el estudio.
Porque muchas veces no fuimos MANSOS y nos revelamos contra Dios y sus enseñanzas.
Oración:
Señor Dios Todopoderoso, concédenos un amor profundo por todas las creaturas del universo, para que podamos así respetarlas y respetarnos a nosotros mismos.

LOS REYES MAGOS

Podemos detenernos en tres actitudes de los reyes que nosotros debemos imitar; primero ellos SALIERON de sus castillos en Oriente, abandonaron sus comodidades para encontrar y ver al Rey de Reyes, ellos, que podían enviar a sus siervos a buscar al niño, se pusieron en camino, reconociendo que su reinado es de este mundo y el de Cristo no. Una segunda actitud es la CONFIANZA, confiaron en la estrella que los iba guiando, era su único punto de referencia, confiaron plenamente en que era el mismo Dios que los guiaba. Al llegar tuvieron una tercera actitud digna de imitar: la ADORACIÓN al niñito, quieto en los brazos de su madre, fue hostia viva dispuesta a ser adorada, a ser contemplada... y los magos lo hicieron.
Intentemos en esta navidad salir de nosotros mismos y confiar en que Dios nos llama a su Adoración.
Pedido de perdón:
Porque muchas veces no supimos SALIR de nosotros mismos para ir al hermano que sufre. Porque muchas veces no depositamos toda nuestra CONFIANZA en Dios y si en otras cosas.
Porque muchas veces nos falta el espíritu de ADORACIÓN propio de los hijos de Dios.
Oración:
Padre Bueno, tu que nos das motivos para confiar en Ti y para adorarte, regálanos la fuerza necesaria para salir al encuentro de los que mas sufren.

LOS PASTORES

Los pastores fueron también partícipes de este glorioso nacimiento, ante todo debemos destacar que al momento de que el ángel le anunciara, ellos se encontraban TRABAJANDO, estaban cumpliendo su tarea, cuidando al rebaño, es decir, hacían lo de todos los días, y desde allí el Señor los llama a adorar a Cristo y ellos, respondiendo al llamado, se acercaron a él con HUMILDAD, algo que caracteriza la tarea pastoril, por su condición de siervos no de dueños del rebaño; son los que tienen la misión de cuidar del rebaño, protegerlo de cualquier peligro, por esto tienen que estar VIGILANTES, y justamente por esto pudieron darse cuenta del llamado del Señor e ir a su encuentro con prontitud y alegría.
Pedido de perdón:
Porque muchas veces le damos a nuestro TRABAJO todo el tiempo del día olvidándonos así de nuestra familia. Porque muchas veces no sabemos acercarnos al Señor con HUMILDAD reconociéndonos pecadores ente él.
Porque muchas veces no nos mantuvimos VIGILANTES a la venida de Cristo que se presenta en cada uno de nuestros hermanos.
Oración:
Padre Bueno, regálanos la gracia de ser trabajadores del Reino y de presentarnos ante Ti humildes, como lo hicieron los pastores en Belén.

1 comentario:

Anónimo dijo...

gracias me sirvió pero le falto mucha información